Alopecia Androgénica o Androgenética

En el mundo, este tipo de alopecia es uno de los más frecuentes y afecta en su mayoría a los hombres.

¿Qué es la alopecia androgénica o androgenética?

Esta es la forma más común de alopecia o calvicie, también conocida como calvicie común o calvicie masculina. Afecta a más de un 60% de los hombres con el paso del tiempo. Las zonas afectadas más frecuentemente son la región frontal o entradas de la cabeza y la coronilla. A pesar de su nombre, esta alopecia también puede presentarse en mujeres aunque con menor frecuencia y de diferente forma.

¿A qué edad es más frecuente que se presente?

La edad de inicio de la alopecia androgénica es sumamente variable. El problema puede comenzar desde los 20 años de edad. Después de los 30 años, hasta un 30% de los hombres la desarrolla. Y después de los 50 años, la mitad de los hombres padece cierto grado de alopecia. 

¿Cómo evoluciona la pérdida de cabello en este tipo de alopecia?

El patrón de pérdida de cabello puede ser un poco diferente entre los individuos. Sin embargo, generalmente comienza con adelgazamiento y pérdida del cabello en la región temporal (formación de “entradas”). También hay pérdida de la zona frontal y frontal media, el “copete”. Posteriormente se presenta un adelgazamiento difuso en la parte superior de la cabeza (coronilla).

La pérdida de cabello sigue avanzando hasta que la coronilla se junta con las entradas y la zona frontal. Finalmente, solamente queda el cabello de los lados y la región posterior de la cabeza. Aunque en casos muy agresivos, el cabello de la parte posterior también puede adelgazarse. 

¿Cuáles son las causas de la alopecia androgenética?

Se sabe que este problema tiene un fuerte componente hereditario. El modo en el que se hereda esta condición es multigénico y multifactorial. Es decir, se produce por una combinación de predisposición genética, estímulos ambientales y niveles hormonales. 

Múltiples estudios clínicos han demostrado la relación entre las hormonas masculinas (los andrógenos, como la testosterona o la dihidrotestosterona) y la calvicie masculina. En personas con predisposición genética, las hormonas masculinas alteran la expresión de genes importantes para el desarrollo de los folículos. Esto tiene como consecuencia la alteración en el ciclo de crecimiento del cabello. 

¿Por qué se pierde el cabello en la alopecia androgenética?

Normalmente, el cabello de la cabeza tiene una fase de crecimiento larga (anágena), seguida de pedidos cortos de reposo (fase telógena). En la alopecia androgenética, la fase de crecimiento se hace más corta y la fase de reposo se vuelve más larga. Eventualmente la fase de crecimiento se hace tan corta, que el cabello no alcanza a brotar. El periodo entre la fase de crecimiento y la fase de reposo se hace cada vez más largo lo que produce una disminución en el número de cabellos presentes en la cabeza. Finalmente, el folículo se pierde. 

Efectos psicológicos de la alopecia androgénica

Desde el punto de vista médico, la alopecia androgénica no tiene consecuencias funcionales. No es propiamente una enfermedad, sino una característica indeseable que altera la apariencia de las personas y que puede causar estragos a nivel psicológico y social y por tanto disminuir su calidad de vida.

El cabello es parte importante de la apariencia de la persona, además de que es un determinante del atractivo físico. A través de la historia, un cabello abundante se asocia con salud, juventud y potencia. Pocas sociedades consideran la calvicie como una característica deseable. El cabello es la única parte del cuerpo maleable, que puede modificarse a voluntad. Por eso, a través de los siglos, la decoración y estilo del cabello ha servido como medio de comunicación social y como símbolo de identidad y de estatus. 

Se han realizado algunos estudios científicos sobre el efecto de la pérdida de cabello en la percepción social. En uno de los primeros estudios se utilizaron dibujos de hombres calvos y con cabello y se evaluó cómo eran percibidos por los demás. Se encontró que los hombres calvos se perciben como débiles, inactivos, menos potentes, poco amables, malos, feos… Mientras que los hombres con cabello se perciben como apuestos, viriles y atractivos. Aunque no todo fue malo para los hombres calvos, ya que se percibieron como más estables, conscientes e inteligentes. Sin embargo, los hombres con cabello fueron vistos como atractivos, agradables y más jóvenes. Otro estudio se realizó mostrando fotografías en vez de dibujos. Se encontró que los calvos se perciben como más viejos y menos atractivos física y socialmente. La única característica que no se observó menospreciada por la calvicie fue la inteligencia de la persona.

En algunas encuestas realizadas se ha visto que la calvicie se asocia con baja autoestima y ansiedad. En un estudio, se usaron datos provenientes de una muestra de 145 hombres que no estaban buscando ni recibiendo atención médica para la calvicie y se encontró que entre más avanzada era la calvicie se generaba más estrés, y los pacientes se sentían más tímidos, menos atractivos y discriminados. También se encontró que entre más avanzada era la calvicie, los hombres se preocupaban más por buscar tratamiento y se esforzaban más por tratar de disimular y ocultar el problema. Otro estudio en el Reino Unido encontró que los hombres calvos tenían una autoestima más baja, eran más introvertidos y con una mayor incidencia de depresión.

Hablando específicamente de mujeres, las investigaciones han encontrado que la alopecia produce efectos negativos en su vida diaria, baja autoestima y dificultades sociales. De hecho, se ha visto que las mujeres con alopecia experimentan estos efectos con mayor intensidad que los hombres, además de que ellas hacen mayor esfuerzo para ocultar el problema. Todo esto porque entre las mujeres, la alopecia no se considera como una característica normal, como en el caso de los hombres.

¿Cómo saber si padeces alopecia androgénica?

Para comprobar que tu problema de alopecia es androgenética, necesitas una serie de exploraciones que nos permitirán diagnosticar con precisión.

Existen algunos signos que te pueden ayudar a reconocer el problema, como enrojecimiento, comezón en el cuero cabelludo, debilidad, desprendimiento fácil del cabello en gran cantidad durante lavado o cepillado… Pero para tener un diagnóstico exacto es importante que acudas con un médico especialista, ya que hay más signos y síntomas que definirán si tu problema es exactamente alopecia.

Tratamiento de la alopecia androgenética

La alopecia como tal es un problema que no tiene cura, ya que no es una enfermedad como tal sino una condición causada por varios factores. Sin embargo, sí se puede evitar y existen tratamientos que te ayudan a combatirla en caso de que ya padezcas el problema.

Los tratamientos para la alopecia se pueden clasificar en tres grupos: 

  • Tratamientos cosméticos, que están enfocados a disimular el problema de calvicie.
  • Tratamientos médicos no invasivos, estos están enfocados a la mejora y el mantenimiento del cabello. Estos tratamientos son útiles en las etapas iniciales de la alopecia, cuando la pérdida de cabello apenas comienza.
  • Tratamientos quirúrgicos, estos tratamientos están enfocados a la restauración del cabello una vez que esté se ha perdido, por medio del Injerto de Cabello.

El tipo de tratamiento siempre dependerá del diagnóstico; sin embargo, existen medicamentos y otras terapias que permiten tener resultados satisfactorios.

Alopecia y calvicie

La alopecia o calvicie es un problema estético y de salud que presenta cada día una mayor incidencia, a consecuencia de factores como el estrés, la contaminación, entre otros.

Causas de alopecia

Las causas pueden ser diversas y conocer su origen es el primer paso para iniciar el tratamiento más efectivo para tu caso en particular.

Alopecia areata

Este tipo de alopecia depende de una predisposición genética que combinada con estrés emocional o ambiental desencadena una pérdida de cabello con forma circular.